¿Qué hacer con el dinero en una economía de hiper inflación?

No nos vamos a engañar. Si hablamos de que la inflación va subiendo como la espuma, lo primero que solemos hacer es agarrar todo el dinero y meterlo bajo el colchón.

Como si esconderse lo salvara.

Cuando hay épocas de inflación alta, lo mejor que podemos hacer es invertir.

Quizás sea lo único que funcione.

Antes de proseguir, vamos a poner todo en contexto.

Inflación y Poder Adquisitivo: Contexto

La inflación es el término coloquial por el que denominamos al Índice de Precios al Consumidor. En resumen, el costo de los servicios y productos, y su aumento porcentual al cabo de un periodo.

Los bancos centrales (los serios) publican este índice una vez al año, o una vez por trimestre.

A su vez, el Poder Adquisitivo no es un sexto poder republicano, sino que es la cantidad de dinero que tú debes pagar por determinado bien.

Vamos a un ejemplo:

En el 2016, compras un televisor por 200 dólares.

En el 2017, el mismo televisor cuesta 300 dólares.

¿Qué ha sucedido?

La inflación ha sido de 50% (((300 – 200) – 1) * 100).

El poder adquisitivo ha disminuido, porque necesitas pagar un 50% más para el mismo producto.

¿Por qué no funciona guardar el dinero bajo el colchón?

Cuando hago referencia a “bajo el colchón”, me refiero a guardarlo, a depositarlo en cuentas de ahorro, o a simplemente no darle movimiento para que genere ganancias.

Normalmente lo hacemos por temor a perder lo poco que nos queda.

Pero, precisamente, si lo guardamos, la inflación se hará cargo de que pierdas lo poco que te queda. Mejor dicho, el poco valor que le queda a tu dinero.

Razón por la que la única solución viable es invertir.

Nota: en este artículo te mostraré algunas opciones de inversión que puedes aplicar cuando la inflación toca a tu puerta (o a la de tu vecino).

El rendimiento está asegurado en tiempos de crisis (inflación alta).

Comenzamos de una vez.

#1 – Bienes de consumo

StockSnap / Pixabay

Un producto cualquiera. Pero sobre todo los que tienen que ver con la tecnología, y que su obsolescencia no sea tan corta (como el caso de los teléfonos).

Una laptop, una cámara fotográfica, o un televisor. Al igual que coloqué en el ejemplo, si la inflación sube, el precio de estos aparatos subirá también.

Al año siguiente podrás venderlos y recuperar tu dinero. Mejor dicho: recuperar exactamente el mismo poder adquisitivo que tenías antes.

Y quizás alguna ganancia.

#2 – Inmuebles o lotes de terreno

Moon_station / Pixabay

No sólo pasa lo mismo que con los bienes de consumo, sino que con los inmuebles y los lotes de terreno pasa algo más: su precio puede subir más que la inflación.

Primero, porque siempre es posible sacarle un margen de ganancia.

Y segundo, porque habrá más personas buscando “refugiar” su dinero comprando estos activos.

#3 – Metales preciosos

Alexas_Fotos / Pixabay

La lógica financiera nos indica que cuando una moneda se devalúa (pierde valor frente a la inflación), los metales preciosos aumentan de valor en ese país.

Metales como el oro, la plata y las piedras preciosas, subirán de precio del mismo modo que lo haga la inflación.

Al final, pasa lo mismo que con los lotes de terreno o bienes de consumo: podrás venderlos sin perder ni un gramo de poder adquisitivo.

Y bueno, allí lo tienes.

3 formas de invertir tu dinero en tiempos de gallinas, vacas y gente flaca.

Cada una con sus virtudes y riesgos, pero son mucho mejores que el colchón.

¡Déjame tu opinión en los comentarios!

¡Nos estamos viendo!

 

Deja un comentario