Mi mayor consejo para los que pretenden ahorrar

Compartir:

Tengas el dinero que tengas cada mes, siempre es posible ahorrar. Y si bien no soy una eminencia en esto del ahorro, sí puedo aconsejarte algunas cosas para que te vaya mejor.

O para que te vaya bien, en caso de que no ahorres ni un duro.

Antes de darte el consejo más grande que te haya dado sobre ahorrar dinero, permite hacer una aclaratoria.

Aclaratoria importante

La mayoría de nosotros funciona de esta manera:

  • Gastamos lo que queremos.
  • Ahorramos lo que nos queda.

Sin embargo, hay algo que comparten la mayoría de las personas financieramente exitosas de este mundo:

  • Ahorran lo que quieren.
  • Gastan lo que les queda.

Es decir: totalmente a la inversa.

Y sé que ahora vendrás a caerme encima con el cuento de que no te queda nada, de que cómo vas a ahorrar si apenas sobrevives. ¡Y es que así andamos todos!

Y eso nos lleva a otra aclaratoria:

Mientras más ganas, más ganas.

En todo caso, lo que debes entender es que el secreto primario está en tratar al ahorro como lo más importante, y no al gasto. De allí que puedas entender el origen de toda crisis económica. Todo para el gasto. Nada para el ahorro.

Ahora que ya he realizado esta aclaratoria, vamos al mayor consejo.

El mayor consejo sobre el ahorro que he dado hasta ahora en esta vida

Sí. Lo sé. Parece el título de una poesía vanguardista.

Pues, este consejo es ideal para los países que tienen una inflación superior al 10% mensual. Es decir: crítica.

El consejo es establecer monedas de cambio.

Es decir: dejar de ahorrar dinero, para ahorrar en monedas de cambio.

Imagina que en un mes tienes para comprar un televisor. En lugar de ahorrar el dinero, compra el televisor y guárdalo.

¿Por qué?

Porque el dinero se devalúa. Pero el televisor subirá de precio con el tiempo, ya que ocurrirá todo lo contrario que con el poder adquisitivo.

El televisor, en este caso, actúa como una moneda de cambio. Al final, cuando quieras, podrás venderlo y recuperar el dinero invertido, y desde luego, una gran parte de ganancias.

Así estarás ahorrando y, a la vez, venciendo la inflación.

Nota: El televisor es un ejemplo. Existen millones de monedas de cambio aplicables. Todo dependerá del espacio que tengas en casa, o si prefieres de tu conocimiento sobre activos digitales. Todo es válido. Pero, ahorrar es posible. En periodos de inflación, mucho más.

Nos vemos. Ahorraré palabras.

Lo que deberías leer:

Compartir: